Prevención del cáncer de la mama: avances de la medicina

El diagnóstico por imágenes es la principal fuente de detección de nódulos mamarios. La Dra. María Graciela Pace, socia del Colegio Médico de Tucumán y destacada especialista en la provincia, nos cuenta el progreso de esa técnica y su importancia para combatir esta patología.

Servicio de ecografía del Hospital Avellaneda

El 19 de Octubre fue el Día Mundial de la Lucha Contra el Cáncer de Mama, por lo tanto, durante todo el mes se realizan campañas de prevención y concientización para que las mujeres puedan tener una detección temprana.

La Dra. María Graciela Pace, especialista en diagnóstico por imágenes, nos cuenta sobre los avances que se han dado en este campo de la medicina con respecto a esta patología. “Antes la campaña se basaba en el autoexamen de mama, se le decía a la mujer qué técnica tenía que desarrollar o lo basaban en la consulta al médico para que haga una palpación adecuada”.

“Actualmente se basa en realizar una mamografía que va a detectar el cáncer de mama cuando es milimétrico, lo que detectamos son pequeños nódulos o microcalcificaciones que buscamos con una lupa. Eso va a determinar la posibilidad que nuestra paciente se curarse o no”.

Gracias a un programa de screening (detección de la enfermedad por imagen), se puede detectar una lesión (cáncer) que no sería palpable sino hasta después de un año. Así, “La paciente recibe su tratamiento oportuno y es muy probable que logre superarlo dependiendo, también, de otros factores”.

La especialista señala a la ecografía como una buena herramienta en manos idóneas ya que es un método operador independiente. “Esto hace que sea muy buena en pacientes que tienen mama densa, mujeres delgadas y jóvenes menores de 40 años. En esos casos, la mamografía (otra técnica de estudio) va a dar una mama densa y va a requerir una ecografía como complemento. En las pacientes jóvenes se pide muy frecuentemente la ecografía como primer método de estudio. No puede utilizarse como método de screening porque es operador dependiente, si se puede utilizar como primer método de evaluación por algún signo o síntoma de sospecha en mujeres jóvenes, embarazadas o en periodo de lactancia”.

Ecografía mamaria

El avance significativo de los elementos tecnológicos juega un rol importante junto a la capacitación de los profesionales. “Al principio, a los viejos mamógrafos se los pudo digitalizar (digitalización secundaria), pero también se fabricaron los mamógrafos que eran originariamente digitales (digitalización primaria). Actualmente existe otra técnica que es la tomosíntesis. Esta permite, cuando hay superposición de tejidos que da una imagen sospechosa, hacer una serie de cortes paralelos en ambas proyecciones para, por la separación de los tejidos, poder identificar nódulos sospechosos”, explica la Dra. Pace.

“También existió una evolución desde los viejos ecógrafos a los actuales y la capacidad de detección ha mejorado muchísimo. Incluso la ecografía ha desarrollado, dentro de su técnica, otra variante llamada elastografía, muy usada en el estudio de tejidos superficiales ya sea hígado, nódulos de tiroide o nódulos mamarios” destaca la profesional y agrega “se hace un análisis de la elasticidad del tejido o pérdida de esta propiedad por la gran cantidad de células que puede tener un nódulo de crecimiento maligno o sospechoso”.

La Dra. Pace también recalca los diversos métodos para el diagnóstico de la paciente. “Dentro de la mamografía tenemos alternativas como la compresión focalizada, la magnificación y además la tomosíntesis. Como complemento se puede utilizar ecografía o como primer método de elección según la edad del paciente y las circunstancias o el tipo de tejido. Y además para lograr una mayor evaluación de esa imagen del resto del tejido y de la mama contralateral se usa la resonancia magnética con contraste endovenoso”.

“Estos esquemas de diagnóstico y los esquemas de tratamiento están acordados a nivel mundial y en eso es importante la evolución que han tenido los medios de comunicación y el uso de internet porque ha permitido que toda la información se haya pedido acordar y todos los estudios sean clasificados, diagnosticados, informados y tratados de la misma manera”.

Pace manifestó que cada 5 o 6 años se suele publicar un libro que es un sistema de clasificación de imágenes mamarias con una recomendación de acuerdo al tratamiento y seguimiento según la clasificación.

Mamógrafo

Por último, la profesional asegura que nuestra provincia, tanto el sector público como el privado, posee todos los métodos por imágenes ya mencionados.

“En el sistema público se cuenta con mamógrafos que son digitales directos y digitales indirectos (primarios y secundarios), incluso hay mamógrafos con tomosíntesis en el sistema público. Los ecógrafos son de buena calidad y bastante nuevos, lo que nos permite trabajar con comodidad y, generalmente, hay disponibilidad de turnos en el sistema público”.

“Actualmente el personal médico o técnico ha sido reubicados por la situación de pandemia y no se están haciendo estudios de manera regular en el sistema público. Sin embargo, cuando aparece una paciente con sospecha clínica de una lesión mamaria nos ocupamos de guiarla al profesional para que reciba su tratamiento y eso ha hecho que haya aumentado mucho la tasa de detección porque los pocos estudios que estamos realizando en este periodo, la mayoría tiene lesiones sospechosas de cáncer”, se lamentó.

 

Fuente: de nuestra redacción